¡Viva Colombia!

 

Colombia

Acuden con la camiseta de la selección nacional de fútbol. No olvidan la bandera tricolor en casa. Se colocan juntos. Inundan las metas de Torrevieja, Calp, Alicante y El Puig, las primeras cuatro llegadas de la Vuelta 2019. Es el colorido colombiano, cientos y cientos de ciudadanos del país sudamericano que viven y trabajan en España, y que ya están poseídos por la corriente deportiva del país. Van con la camiseta de fútbol porque así se les ve y se les identifica más, pero en sus almas no hay un balón sino una bicicleta con los colores amarillo, azul y rojo. ¡Viva Colombia! Ellos son los que animan, los que enloquecieron el sábado pasado cuando vieron a ‘Superman’ López vestido con el jersey rojo de líder y el domingo a Nairo Quintana, que sigue siendo el ídolo con el permiso ya de Egan Bernal.

Colombia es hoy por hoy la mayor potencia ciclista que hay en el mundo. Uno de los suyos, Bernal, no solo ganó el Tour sino que comenzó en julio pasado a marcar una época en el ciclismo contemporáneo. Y, aquí, en la Vuelta hay hasta cuatro candidatos colombianos a luchar por la victoria final: Quintana, Urán, Chaves y ‘Superman’. Pero es que además tienen a Gaviria para pelear por los esprints y a Martínez e Higuita para destacar entre los más jóvenes de la carrera.

No es que sea una excepción la Vuelta. Sucede en todas las carreras. En el Giro también estuvo ‘Superman’ entre los elegidos de la carrera, al margen de la victoria de Carapaz, vecino de Colombia y crecido en Ecuador pero en la frontera, mamando ciclismo gracias a las retransmisiones colombianas que veía en su casa. En el Tour llegaban colombianos de todas las ciudades francesas y los Campos Elíseos parecía Bogotá en el día de la Fiesta Nacional.

Por eso, no es de extrañar que se citen no solo en las llegadas, sino en las salidas de la carrera para reclamar a gritos una foto con Nairo o con Rigo. Y, sobre todo, para sentirse felices y superar la añoranza por la lejanía con la tierra de nacimiento.