Una afición, una ilusión

Ganadores 2

Nicolás Elespe es de Santiago de Compostela. Es un estudioso de la lengua francesa y los fines de semana se convierte en árbitro de fútbol en la categoría de Preferente, por supuesto en Galicia. El fútbol es más un trabajo que una pasión porque su corazón pedalea más que bombea. Cuenta que se ilusionó con el ciclismo viendo los duelos de Alberto Contador y Andy Schleck en el Tour y que nunca olvidará la famosa etapa de la ronda francesa del 2011 cuando el ciclista madrileño atacó a 92 kilómetros de Alpe d’Huez. Fue capturado, pero al inicio de la subida a la famosa cima alpina volvió a demarrar. También se escapó Samuel Sánchez. Ambos fueron sobrepasados en el último suspiro de Alpe d’Huez por Pierre Rolland, que consiguió la victoria. Aquel día se convirtió en un entusiasta de este deporte.

Muy pocos saben la tremenda ilusión que les hace a muchos aficionados al ciclismo poder ver el paso de los corredores. De lo contrario no se pasarían horas apostados en las cunetas. El Tour hizo hace unos años un estudio y comprobó que una persona invierte unas seis horas y media esperando al pelotón en la carretera. En la Vuelta a España este plazo se acorta, pero supone al menos unas cuatro horas aguardando a los corredores.

concurso

Estos entusiastas del ciclismo se sentirían dichosos de haber tenido la oportunidad de Nicolás de poder vivir la Vuelta por dentro. Llegó a Santander acompañado de su amigo Suso Fontes, también gallego y árbitro como él. Y la fortuna los llevó a compartir el mismo hotel de Chris Froome, con quien, por supuesto, se fotografiaron. Dormían también con los ciclistas del conjunto Cofidis. “Lo impresionante es ver lo que desayunan, platos completos de pasta y arroz. Es increíble lo que puede comer un corredor por la mañana”. Pero, sobre todo, han podido tener la posibilidad única que ofrece el ciclismo. Los hoteles de los corredores no están blindados como en otros deportes y permite verlos, casi tocarlos. “En el fútbol sería imposible. Ves a Froome pasar por delante tuyo. Todos cerca… todo normal”.

Y este viernes Nicolás ha podido cumplir el sueño en compañía de su amigo Suso de vivir por dentro una etapa del Tour, por tierra y por aire, delante y detrás del pelotón, para percatarse de lo rápidos que van, en el llano, en los ascensos y también en la bajada.

(*) Nicolas Elespe ha sido el ganador del concurso #TourmaletCofidis impulsado por este diario a través de este blog y ha podido seguir la etapa de este jueves con el equipo Cofidis.