No se asusten. Llega la ‘Bestia’ de Colombia

Bernal

Por la salida de Calella (lunes, 19 de marzo, primera etapa de la Volta 2018) se exhiben las banderas colombianas. Y no es para menos puesto que son 18 los ‘escarabajos’ enrolados este año a la ronda catalana. Habría que repasar una a una las inscripciones de la carrera desde la creación de la prueba pero, seguramente, nunca antes tantos ciclistas, o pedalistas, según se prefiera, del país suramericano habían rodado juntos por las carreteras de la Volta.

Los aficionados colombianos llevan la zamarra de la selección de fútbol y las banderas del país y, claro está, conocen uno a uno a los corredores compatriotas. ¡Pobre de ellos si no se detienen! Pobres de ellos si no obsequian a sus seguidores con un ‘selfie’ o una simple foto porque lo del autógrafo sobre una hoja de papel ya ha pasado a la historia. Chillan cuando descubren a sus figuras pero, incluso más que con la presencia del ya consagrado Nairo Quintana, los colombianos residentes en Catalunya parecen explotar de júbilo cuando descubren a un joven ciclista de apenas 21 años que viste el blanquiazul ‘maillot’ del conjunto Sky. “¡La Bestia! Eres ¡La Bestia!”. Y ‘La Bestia’ no es otro que Egan Arley Bernal, 21 años, quizás el ciclista más joven pero con mejor futuro entre esta auténtica potencia mundial del pedal que se llama Colombia.

Bernal se deja querer por los suyos. Los sonríe y hasta parece más pícaro que un Nairo que siempre, aunque equivocadamente, da la sensación de ser un ciclista tímido. Seguramente los seguidores locales han quedado sorprendidos al oír el grito de ‘La Bestia’ y habrán pensando de quién se trataba. Y para ello hay que remontarse un poco en el tiempo y acordarse del corredor de los años 90 que se llamaba Fabio Rodríguez y al que apodaban ‘Beso Lindo’ porque tenía uno de sus labios cortado por un accidente. A ‘Beso Lindo’ se le recuerda siendo gregario de Tony Rominger en el Clas, en la Vuelta a España de 1992 y en plena subida a los Lagos de Covadonga. En el Mirador de la Reina, uno de los enclaves más duros y más famosos de la montaña de la Santiña, creyó escuchar la voz de Rominger pidiéndole que acelerara, que incrementaba el ritmo. Pero quien chillaba era Perico y Delgado ganó la etapa. Rominger buscó desesperadamente a su ayudante colombiano para ‘agradecerle’ un trabajo que lo dejó ko.

El ojo de ‘Beso Lindo’ sirvió para descubrir a un joven talento que disfrutaba de la bicicleta de montaña pero que, una vez adaptado a la de carretera, ganaba cuantas carreras corría, como una especie de Alejandro Valverde en sus tiempos mozos de juvenil cuando lo llamaban ‘El Imbatido’ por tierras de Murcia. Bernal dio el salto al ciclismo de gran nivel y se presentó en sociedad al ganar el año pasado el Tour del Porvenir. En las primeras carreras que ha corrido con el Sky, que se apuntó el tanto de fichar a la bestia y gran promesa del ciclismo colombiano, los obsequió con el triunfo en el campeonato colombiano de contrarreloj y, sobre todo, al apuntarse la naciente Colombia Oro y Paz, una carrera de cinco etapas que se disputó el mes pasado, con buena parte de la flor y nata del pelotón mundial. El último día atacó en la subida final. Nairo era el líder. No pudo seguirlo. Bernal se apuntó la victoria, su primera ronda por etapas. Y hoy es más que una amenaza para Nairo, para Valverde, para el potente Movistar, para todos. Y con un futuro bestial a sus espaldas. Por eso, apunten el nombre de Bernal y no lo olviden.

 

 

Temas