Las otras voces del Tour: hoy, Jesús Herrada

Herrada

Hubo un tiempo en el que este corredor manchego lucía el jersey de campeón de España. Jesús Herrada (Mota del Cuervo, 27 años) corría entonces el Tour bajo la disciplina del Movistar y siempre tenía que estar pendiente de Alejandro Valverde o de Nairo Quintana. Fue un corredor que entusiasmó a Eusebio Unzué. Lo fichó para su equipo siendo una promesa. Subía bien, se movía con habilidad por el llano y, encima, se manejaba en las contrarrelojes. “En el Movistar, en carreras como el Tour, tenías que trabajar para Valverde o Quintana. Las oportunidades llegaban en otras carreras”.

Pero, el año pasado vio que si quería triunfar necesitaba cambiar de aires, buscar un equipo que le ofreciera la libertad de la que goza aquí en el Tour. Aquí puede fugarse, aquí los bidones se buscan cuando el ciclista se retrasa o baja al coche del equipo Cofidis por cualquier necesidad. Jesús Herrada es uno de los cuatro españoles de la escuadra francesa. En el Tour comparte los escenarios con Dani Navarro, que guarda fuerzas para la montaña. En el pueblo se ha quedado su hermano mayor, José, buen escalador, y que como él abandonó a finales del año pasado la disciplina del Movistar. Y como José Herrada, en Marbella, Luis Ángel Maté prepara la ronda española. “Lo normal –cuenta Jesús Herrada, este miércoles en la salida de la quinta etapa del Tour, en Lorient, Bretaña– es que al acabar el Tour yo también corra la Vuelta”.

Por ahora está centrado en la carrera, en no volver a caer más (se fue el domingo pasado al suelo) y en tratar de disfrutar. “Cuando en noviembre llegué a este equipo no hablaba ni entendía una palabra de francés. Ahora ya empiezo a comprender las cosas. Eso sí. Me tienen que hablar lentamente”. En un ciclismo que, por suerte o por desgracia, sigue las directrices del mundo que nos toca vivir y cada vez es más anglosajón, el francés es la lengua dominante en el Cofidis. Las órdenes, las consignas se dan en este idioma y la mayoría de ciclistas y la totalidad de los auxiliares son de esta nacionalidad. Malo, por lo tanto, si no hablas francés. “Maté, en cambio –bromea Herrada– ya lo habla a la perfección”. Eso sí, con un toque marbellí.

Herrada es una de las opciones del Cofidis para intentar volver a ganar una etapa en el Tour nueve años después de conseguir la última. Son los decanos del pelotón, en cuanto a correr con una única denominación. Otros, como el Movistar son más viejos pero, aunque llevan tres décadas de presencia ininterrumpida en el Tour, lo han hecho con otras denominaciones: Reynolds, Banesto, Illes Balears y Caisse d’Epargne. Ellos siempre han sido Cofidis.

Jesús buscará la escapada, algo que, aunque parezca fácil, es sumamente complicado. La quería este miércoles, en un magnífico escenario, bellísimas playas, casi siempre vacías, porque el clima, aunque haga calor, no acompaña como en parajes mediterráneos, incluso franceses, parecidos. Aquí, en la Bretaña, sale y se esconde el sol muy temprano, pero es una arrogancia preparar unas vacaciones sin llevar chaquetas y al menos un chubasquero en la maleta. Afortunadamente, por ahora, Herrada, sus compañeros del Cofidis y el resto de corredores del Tour están teniendo suerte con el tiempo. Adiós, de momento, a la lluvia. ¡Y que dure!

 

Temas