La batalla ciclista de Anna

Samuel Sánchez y la pulsera de seguridad vial

Esta mañana en Bagà, salida de la cuarta etapa de la Volta, he conocido a Anna González. La verdad es que habría sido mejor que el origen del contacto nunca jamás se hubiese producido. Anna perdió a su marido en el 2013. Acudía a su trabajo en bici y justo en el único tramo de autovía que tenía, pasó un camión y lo arrolló. Murió en el acto. El camionero se dio a la fuga aunque más tarde fue localizado por la Guardia Civil. El atropello mortal fue considerado como una falta por lo que no llegó a realizarse juicio alguno. La semana pasada se desestimó el recurso de Anna que pedía la revisión del caso. Ahora, la decisión judicial definitiva está en manos de la Audiencia Provincial de Madrid.

Anna inició una campaña a través de las redes sociales, de las que ya se hizo eco este diario, buscaba las 500.000 firmas necesarias para que su propuesta de cambiar el Código Penal, y lograr que accidentes como el ocurrido a su marido sean considerados un delito y no una falta. Anna ya ha contactado con diversos grupos parlamentarios. Por ahora, tanto el PSOE, como Democràcia i Llibertat están dispuestos a apoyar su causa. Las principales figuras del ciclismo español, en activo y retiradas, con Alberto Contador, Purito Rodríguez, Pedro Delgado y Carlos Sastre a la cabeza, mostraron también su desacuerdo con la actual ley por lo que se solidarizaron con Anna.

500.000 firmas es una cantidad que, desgraciadamente, está fuera del alcance de una ciudadana de a pie, madre de dos niños, viuda y que vive en La Seu d’Urgell. La cercanía de la capital del Alt Urgell con Bagà, con el acuerdo de la dirección de la Volta, que facilitó su trabajo, movió a Anna a presentarse este jueves hasta la zona acotada del control de firmas donde entregó a la mayoría de ciclistas participantes en la carrera, tanto españoles como extranjeros, la pulsera que ha diseñado, en color rosa con la inscripción de la página web donde pide firmas para reformar la ley (www.change.org/nomasmuertesimpunes) así como la etiqueta que utiliza en las redes sociales (#porunaleyjusta).

Los corredores han aceptado de buen grado (como Samuel Sánchez que aparece en la foto que ilustra esta entrada) la iniciativa de Anna y han tomado la salida en la cuarta etapa de la Volta con las pulseras rosas en sus muñecas. La campaña sigue su camino. Diversos ciclistas, presentes y ausentes de la ronda catalana, como Alejandro Valverde y Luis Ángel Maté, participan en un vídeo en el que piden responsabilidad en la carretera. La lucha de Anna continúa, pero ya sabe que los ciclistas profesionales están con ella.

Temas