El decano de la Vuelta

Decano

Durante la Vuelta a España de 1980, que se celebró entre mediados de abril y principios de mayo, nació Alejandro Valverde. El resto de ciclistas participantes en esta edición todavía debían ser engendrados y, en algunos casos, entre los más jóvenes, ni sus padres se conocían. Pero Alejandro Torralbo, con 17 años, ya estaba con sus herramientas aprendiendo el oficio de mecánico, con el que lleva en activo toda una vida, desde que un día, cuando era más niño que adolescente, su tío Miguel Moreno, el eterno director de equipos, le dijo que si quería trabajar en el conjunto que apadrinaban los hermanos Manzaneque, aquellos famosos ciclistas manchegos, Fernando (ya fallecido) y Jesús que corrieron entre finales de los 50 e inicios de los 70.

Ya hace 30 años que se ha instalado en Asturias, porque de allí es su mujer, y allí se han criado sus tres hijos. Por sus manos han pasado las bicis de algunos de los más grandes corredores de los últimos 40 años como Carlos Sastre (Torralbo era su mecánico cuando ganó el Tour 2008), Alberto Contador, Tony Rominger, Jan Ullrich, Ivan Basso, Abraham Olano. “También estuve con Ángel Casero cuando ganó la Vuelta y con tantos otros ciclistass. Y, ahora, es la segunda temporada que cumplo entre los auxiliares del conjunto Katusha”. Al Banesto llegó justo el día en el que Miguel Induráin comunicó que se retiraba, una jornada gris en Pamplona, un 2 de enero de 1997, que acabó nevando.

En esta Vuelta viaja todos los días en el primer coche del conjunto ruso, inicialmente para auxiliar a Ilnur Zakarin, que se proponía luchar por la victoria, o si no por el podio, pero que tuvo la desgracia de caer en la segunda etapa y todos los planes se esfumaron.

“Nunca he montado en bici, incluso ni de paseo, lo mío es repararlas, tenerlas a punto y ayudar a los ciclistas en todo lo que necesitan. Y seguiré mientras me llené la pasión. Es mi oficio, con el que ganó el dinero que todos necesitamos, pero igual llega un día que me canse…”. De momento, todavía los planes de retirada no asoman. Ha estado en los Mundiales y también fue el hombre que acondicionó la bici que Rominger empleó para batir en dos ocasiones el récord de la hora.

Torralbo es el decano entre los mecánicos y masajistas españoles; el que ha trabajado en equipos como Clas, Mapei, Banesto, Festina, Bianchi, CSC, Cérvelo, Saxo Bank, Tinkoff y ahora Katusha. Casi nada.