Cuando de un niño sale un campeón

Junior

Hace ya ocho años se creó la Vuelta Junior. 1.500 niños, en cada ronda española, tienen la oportunidad de recorrer el último kilómetro de la etapa, llegar a meta, cruzar la línea donde los campeones levantan los brazos, y luego subir al podio a recoger el premio. Y, de ellos, ¿saldrá alguna estrella de futuro? ¿Alguno que siga los pasos del eterno Valverde, el actual Landa o los futuros Mas y Soler?

Pues sí. Hace dos años se organizó para chicos uno poco mayores, coincidiendo con la penúltima ascensión a los Lagos de Covadonga, una subida hasta la cima que el domingo recibió a Thibaut Pinot en primera posición, dentro del programa de la Vuelta Junior. Eran chicos mayores. Ya no eran niños, si no juveniles, los más prometedores de Asturias. Los acompañaron antiguas estrellas del Principado como Chechu Rubiera y Benjamín Noval. Y entre esos chicos que disfrutaron y tuvieron el honor de preceder a los héroes de la Vuelta, dentro de este programa, estaba un juvenil asturiano desconocido para la mayoría en aquella época que se llama Iván García Cortina. Fue el primero en coronar los Lagos y, el domingo, también el primero que se presentó fugado al primer kilómetro de ascensión.

Si los niños no conocen el ciclismo, si los chavales viven en un mundo deportivo que gira de forma casi sobrenatural al compás de los chuts a un balón, si sus ídolos son las estrellas futbolísticas archiconocidos, entonces no hay otro remedio. Hay que entrar en las escuelas, decirles que hay unos vehículos a dos ruedas, que deben ser respetados -aunque para ello también hay que respetar- llamados bicicletas y que con un poco de entrenamiento, ya mayores, pueden llegar a ser ciclistas. Y que aparte de los astros de la pelota hay figuras en este deporte que se llaman Sagan, Froome, Valverde y tantos y tantos otros. Y que una vez hubo un corredor que se llamaba Miguel Induráin, ganó cinco Tours y eliminó la siesta en el mes de julio.

Hasta 25.000 niños de toda España han conocido esta iniciativa de la mano de Cofidis. La Vuelta Junior ha llegado de nuevo a la ronda española. Quedan dos carreras, este jueves en Lleida y el próximo domingo en Madrid. Y si de entre todos estos niños sale al menos un nuevo Cortina -otro de los jóvenes corredores que apuntan muy alto- el proyecto habrá fructificado. Pero tampoco se puede olvidar lo principal: que conozcan este deporte, que respeten y los respeten, y que descubran lo maravilloso que puede llegar a ser el ciclismo.